Mamen ha publicado su primer libro y dice que la cerámica le ayudó a conseguirlo. Pero su libro no tiene nada que ver con la cerámica, así que le pedimos explicaciones.

Mamen, ¿Por qué dices que la cerámica te ayudó con tu libro?

Porque ahí encontré un espacio en el que te relajas, disfrutas, creas, conectas contigo misma. Y eso hace que se abran muchas ventanas en la cabeza, en el alma, en la mente.
Fluyen las cosas con más rapidez, con mas tranquilidad, como que has abierto unas compuertas que siempre han estado ahí.
La cerámica tiene mucha parte en este libro porque abrió muchas partes en mí.


¿Qué partes de ti crees que te abrió la cerámica?

Me sirvió mucho para desarrollar la aceptación y regular el perfeccionismo.
Me enseñó a entender que todo tiene un principio y un fin. Saber donde parar ya, porque todo es perfeccionable, todo es mejorable… Pero hay que poner un punto y final y decir “No toco más la cerámica” o “Hasta aquí. Esta obra ya esta terminada”.

También me sirvió mucho para regular las autoexigencias, las expectativas, que muchas veces te sirven como bloqueo más que como un proceso para realizar las cosas. 
Con la cerámica te tienes que dejar llevar, creo yo. Así que te ayuda para que no te bloquees, para que hagas las cosas y no te estafes a ti misma pensando: “no voy a poder” o “no me va a salir nada”.
Con la cerámica consigues relajación mental para empezar las cosas y disfrutarlas.

 

¿Y eso cómo te ayudó para crear tu libro?

Para mí el libro es también una obra de arte, como una pieza de cerámica.
Y cuando experimentas las sensaciones de crear, luego es más fácil aplicar esos conocimientos a otros aspectos de tu vida.

 

¿Crees que la cerámica te inspiró para crear tu libro?

Todo en la vida te inspira. El autor siempre se inspira en algo, en su historia, en sus vivencias o las de otras personas. Todo nace de una, de lo que vive, de las sensaciones que ha tenido.

 

¿Recomendarías a otros creadores que practiquen cerámica?

Le diría a todo el mundo que busquen espacio para ellos, para hacer arte. Y que es importante que la persona que te guíe y te enseñe arte tenga mucha empatía y paciencia.
Todo lo que sea creatividad es genial, porque nunca tenemos espacio ni tiempo para esas cosas y todo no puede ser material, ni todo tiene que ser “corre, corre”. A veces hay que parar y disfrutar y eso en Pez con Alas se fomenta mucho.
Parar y disfrutar de cualquier forma de arte es bueno para el cerebro, la mente y el alma.

 

SOBRE EL LIBRO DE MAMEN
Sencillez, dulzura y conexión. Esta historia está contada desde y hacia el corazón.
Mamen utiliza las orejitas de la suerte, esos pequeño tesoros que nos trae el mar, como recurso para llegarnos al corazón a través de la relación entre una abuela y su nieto.
Un cuento para niñ@s de todas las edades y cualquier lugar del mundo ya que las orejitas de la suerte las puedes encontrar hasta en playas de Nueva Zelanda.
Para ilustrar el libro, Mamen Sanchez ha contado con Cristinta Geneiro, que ha añadido a la historia el toque gaditano, plasmando lugares muy reconocibles de los alrededores de Conil.

CONTACTContacto
Calle Pajuela 4, 11140 Conil
+34 661 310 300
holapezconalas@gmail.com
LET´S SHARECompartamos
DO NOT GO YETNo te vayas todavía

NOS ENCANTA COLABORAR
WE LOVE TO COLLABORATE